Regularización catastral: requisitos legales para tu vivienda

Regularización catastral: requisitos legales para tu vivienda

La regularización catastral de una vivienda se convierte en una necesidad ineludible cuando se llevan a cabo ampliaciones, rehabilitaciones o construcciones adicionales en la propiedad. 

Este proceso es fundamental para actualizar el valor de la vivienda, influyendo directamente en impuestos como el IBI, la plusvalía municipal y la imputación de rentas inmobiliarias del IRPF. 

En este artículo, explicaremos los aspectos clave de la regularización catastral, destacando la importancia de cumplir con este requisito legal y las consecuencias de no hacerlo.

Obligaciones y comunicaciones catastrales

Cuando se emprende la tarea de ampliar la superficie de una vivienda, ya sea mediante rehabilitación o nuevas edificaciones, es esencial informar al catastro para mantener actualizado el valor del inmueble. 

En situaciones normales, si has solicitado la licencia correspondiente al ayuntamiento, este se encargará de realizar las comunicaciones necesarias al catastro. Sin embargo, la falta de notificación por parte del ayuntamiento puede tener consecuencias. Así que dispones de 2 meses desde el fin de las obras para declararlo tú mismo y que no sufras ninguna sanción que podría llegar hasta los 6.000 €.

Regularización catastral: tasas e irregularidades

Así, próximamente podrás regularizar tus datos catastrales pagando una tasa de alrededor de 60 € y sin tener acarreada ningún tipo de sanción. Se publicará en el BOE cuándo y en qué localidades se realizará esta regularización, de forma que todo el proceso haya acabado a finales del año. 

En principio, no deberás hacer nada. Será el catastro quien, tras una labor investigadora, notificará los nuevos valores catastrales a los propietarios que no estén al día, junto a la tasa de los 60 €. Seguidamente, tendrás 15 días para presentar alegaciones.

Si el catastro no te notifica, tú mismo podrás solicitar que te regularicen sin ningún tipo de sanción. Para ello, una vez comience la regularización en tu localidad, nunca antes o pagarás sanciones, deberás declarar la alteración de tu vivienda.

Proceso de regularización y consideraciones adicionales

Sin embargo, no en todo caso te convendrá que se sepa tu situación, ya que tendrás que tener en cuenta que:

  • Si ya han transcurrido más de cuatro años y dos meses desde que realizaste las obras, ya no te pueden sancionar.
  • La regularización tiene efectos desde la fecha en la que se alteró la finca. Por lo tanto, en teoría, el Ayuntamiento podrá liquidar los importes que pagaste de menos en los recibos del IBI de los últimos cuatro años.
  • El IBI que tendrás que satisfacer en los próximos años será más elevado.

Conclusión

Regularizar la situación catastral de una vivienda es una opción crucial para evitar sanciones y problemas futuros. La transparencia en la declaración de cambios en la propiedad no solo cumple con obligaciones legales, sino que también garantiza un ajuste justo en los pagos de impuestos.


Artículos relacionados

Hacienda no acepta el valor de venta declarado de un inmueble

Arrendamientos de temporada


El equipo de alquilarr.com

Escribimos contenido relacionado con los alquileres: impuestos, ideas, trucos, detalles a tener en cuenta a la hora de alquilar tus propiedades.